Rate this post

¿Te ha pasado que te lavas el cabello, estás feliz con la forma en que luce, y después de cinco minutos de que se ha secado, se ve como si estuviera mojado, seboso y pegajoso? ¿Qué no puedes si quiera acariciar tu cabello porque de inmediato se pega la grasa de tus manos en él? ¿Qué todo el tiempo la gente piensa que no te has lavado el cabello cuando en realidad es que no es tu culpa que luzca de semejante manera? ¿No te gustaría descubrir una solución que en verdad acabe con el problema?

Nada es peor que pasar un día entero en un salón de belleza arreglándote el cabello para que tan solo puedas verte bien por una noche, ya que al día siguiente te lo debes lavar porque pareciera que te hubiesen volcado una taza de aceite de oliva en tu cabello. Por eso, si eres de cabello graso, te dejamos 4 remedios caseros para que no te tengas que preocupar más nunca por este mal.

4 remedios caseros para el cabello grasoso

1. Jugo de limón

Gracias a sus vitaminas y minerales que ayudan a un cabello sano, el limón ayuda a equilibrar el nivel de ph de la secreción de aceite del cuero cabelludo. Lo único que necesitas es mezclar el jugo de 2 limones en 2 tazas con agua destilada y miel. Lo dejas actuar durante unos minutos y lo retiras con tu shampoo habitual.

Esto lo haces como mínimo 3 veces por semana para que puedas notar resultados.

2. Bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio también regula el ph gracias a sus propiedades alcalinas. En este caso lo que debes hacer es mezclar el bicarbonato en 3 partes de agua hasta que se haga una especie de pasta que aplicarás sobre el cabello húmedo. Esto lo dejas actuar durante unos minutos y después lo retiras con agua tibia; si lo haces dos veces por semana notarás el resultado.

Otro punto a favor del bicarbonato es que sirve como una especie de shampoo en seco, ya que con solo utilizar un poco en tus manos, echarlo sobre el cabello y después peinarlo absorberá la grasa y el cabello quedará limpio.

3. Máscaras de huevo

Además de servir para nuestra dieta diaria también son útiles para el cuidado de nuestro cabello, ya que funcionan como acondicionador.

Para olvidarte del cabello graso hay que mezclar dos yemas de huevo, unir con 2 cucharadas de jugo de limón y aplicarlo sobre el cabello húmedo. Se deja que haga efecto de 15 a 20 minutos y luego se remueve usando el shampoo de tu preferencia.

Y de esta manera, tu cabello volverá a su gloria, siempre brillante, siempre sedoso, nunca pegajoso ni con ese efecto de estar mojado todo el tiempo. Es muy importante que no dejes de usar estos procedimientos, sobre todo si eres extremadamente propensa a padecer de esta terrible y molesta condición. Busca el que mejor se adapte a tus necesidades y atrévete a intentarlo; los resultados seguro te sorprenderán.

Si te gusto Compártelo…Share on Facebook31Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someonePin on Pinterest0

Compártelo: