Rate this post

Los Pilates son uno de los métodos de ejercitación más completos que existen, además de trabajar el tema de la ejercitación física también se complementa mediante secciones de meditación, lo cual ayuda a ejercitar la mente. Los pilates son básicamente una mezcla entre los ejercicios para fortalecer los músculos del cuerpo y la ejercitación de la conciencia sobre el propio cuerpo por medio de secciones de respiración y relajación.

¿Se pueden practicar Pilates durante el embarazo?

Durante el embarazo es lógico que los músculos de la pared abdominal se estiren como consecuencia del crecimiento del bebe, esto hace que se debiliten en gran medida. De igual manera los músculos del suelo pélvico sufren una tensión anormal, lo cual hace que se estiren como consecuencia del peso del bebe. Debido a lo anteriormente mencionado es un poco difícil contraer estos musculo y mantenerlos en ese estado durante cierto periodo de tiempo.

Como el método de los Pilates consiste básicamente en trabajar los músculos de la pared abdominal y del piso pélvico, que como lo comentamos anteriormente se debilitan durante el embarazo, puede resultar muy beneficioso practicar Pilates durante el embarazo.

Como muchos de los ejercicios de Pilates se realizan de rodillas y apoyando las manos en el suelo, se facilita que las embarazadas realicen este ejercicio ya que esta posición es considerada ideal durante el embarazo pues ayuda a liberar las tensiones de la espalda y de la pelvis, además de lograr que él bebe vaya adoptando la posición ideal para el nacimiento.

¿Se corre algún riesgo al practicar Pilates durante el embarazo?

Es importante antes de realizar cualquier tipo de ejercitación hacer alguna prueba que permita determinar si existe algún tipo de riesgo en practicar dicho ejercicio. En el caso de los pilates debes asegurarte de que puedes realizar contracciones fuertes con el suelo pélvico, esto se logra apretando y soltando estos músculos.

Algunos ejercicios que puedes probar son:

  • Apola las rodillas y las manos en el piso, luego nivela tu espalda de forma recta.
  • Inhala aire, y cuando exhales realiza el siguiente ejercicio (se recomienda tener la vejiga vacía), imagina que estas evitando que salga la orina y al mismo tiempo impidiendo que salgan gases, debes apretar y levantar de tal forma que trates de cerrar los pasajes delantero y trasero, al mismo tiempo debes contraer el ombligo hacia dentro y luego hacia arriba. Realiza este ejercicio durante unos 10 segundos teniendo la espalda recta y aguantando la respiración. Finalmente relaja los músculos de manera lenta.

Si te sientes capaz de realizar este ejercicio sin tanto esfuerzo durante unas 10 repeticiones es porque tus músculos de la pared abdominal y de la pelvis están trabajando correctamente.

Si realizaste esta rutina es porque puedes hacer ejercicios de pilates sin ningún riesgo, de todas maneras debes considerar que la velocidad e intensidad de los pilates durante el embarazo de ninguna manera pueden ser iguales a cuando los realizas de manera normal sin estar embarazada.